Uno de los mayores obstáculos que encuentran hoy los trabajadores es la inestabilidad que presenta el mercado laboral o la llamada informalidad laboral, que dificulta tener empleo estable.

En términos generales, de cada 10 trabajadores activos en la actualidad, solo 4 están en la formalidad, es decir, solo el 40% de las personas aportan para su salud, riesgos profesionales y pensión. El resto, que es la mayoría, queda desprotegido, y ad portas de quedarse sin pensión, como lo confirman datos oficiales del DANE.

Debido al crecimiento de la informalidad, el promedio de semanas cotizadas al momento de retiro laboral de los trabajadores colombianos es de 500 semanas, cifra muy lejana de alcanzar los requisitos de tiempo necesarios para alcanzar una pensión (1.300 semanas cotizadas en Colpensiones, y 1.150 en los fondos de pensiones privados, es decir, tres años menos que en la administradora pública). Dada esa circunstancia, cifras del gobierno indican que, por cada 10 trabajadores, solo uno podrá pensionarse en Colombia.

Entonces, ¿qué camino le queda al trabajador que no alcanza los requisitos para tener una pensión? Todo dependerá de donde esté afiliado.

Recordemos que en Colombia cada régimen pensional tiene la obligación de devolverles a los afiliados los aportes realizados en caso de que no cumplan con los requisitos para pensionarse. En Colpensiones, esa devolución se conoce como ‘Indemnización Sustitutiva’, y en los fondos de pensiones privados como ‘Devolución de Saldos’. En el primer caso, (Indemnización Sustitutiva) al trabajador le retornan sus aportes ajustados solo con inflación, mientras que en los fondos de pensiones privados (Devolución de Saldos) le devuelven los aportes ajustados con inflación más los rendimientos que la plata generó en la cuenta de ahorro individual a lo largo de los años. 

Un ejemplo representativo de muchos trabajadores en el país podría ser el de Luis Henry, quien siempre ganó un salario mínimo y cuyos aportes a pensiones se hicieron sobre ese monto. Al llegar a la edad de pensión él vio que solo logró 500 semanas cotizadas. Sin opción de pensión, Luis Henry solicitó el retorno de su dinero en Colpensiones y recibió una devolución cercana a los $15 millones de pesos.

A su esposa Priscila, que tampoco logró pensionarse pero estaba afiliada a alguna de las 4 administradoras privadas (Colfondos, Porvenir, Protección y Skandia), ¡le devolvieron $121 millones! ¿Por qué la diferencia? Porque en la administradora pública solo le devuelven sus aportes ajustados con inflación y no le reconocen algún interés sobre ese ahorro, como sí ocurre en los fondos de pensiones privados.

Las cifras del último año muestran que la devolución de dinero en Colpensiones fue, en promedio, de $5 millones de pesos por afiliado, mientras que en los fondos de pensión fue de $38 millones de pesos, ¡7 veces más!

Hoy estos valores devueltos se pueden convertir en un ingreso vitalicio por medio de los Beneficios Económicos Periódicos – BEPS. Si el afiliado que recibió la devolución de los fondos privados decide pasar esos recursos a los BEPS, el Estado pone un 20% adicional, y con eso recibiría un ingreso mensual de 280 mil pesos aproximadamente, por supuesto el afiliado que estaba en Colpensiones y recibió 5 millones, solamente alcanzaría a un ingreso mensual de 35 mil pesos.

Esta diferencia confirma que los fondos de pensión privados son la mejor opción para los trabajadores colombianos, incluidos aquellos que no logran los requisitos para pensionarse. Por eso recuerde que cada caso es único y que es muy importante asesorarse de personas expertas antes de tomar cualquier decisión en materia pensional para gozar de mayores beneficios y mayor tranquilidad en la vejez.

¡Mira aquí el caso de Luis Henry y su esposa Priscila!

#EligeLoMejorParaTi

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.